“Yo no necesito juguetes sexuales ni nada de eso…” ¿Estás seguro?

Hay personas que piensan que los juguetes sexuales están destinados a suplir o a compensar una parte de su sexualidad, pero esto no deja de ser un mito derivado de la desinformación y las falsas creencias en torno al sexo. En realidad, cualquier persona debería de hacer uso de juguetes sexuales si lo que desea es tener unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias. 

Pero yo ya tengo unas relaciones plenas y satisfactorias…

Sí, es posible que muchas personas tengan relaciones sexuales plenas y satisfactorias y nunca hayan utilizado juguetes sexuales, pero estas relaciones que ellos perciben como ideales podrían mejorar, y en mucho, si añadiesen a éstas juguetes sexuales.

 
¿Por qué y cómo pueden mejorar mis relaciones sexuales con juguetes?

Los juguetes sexuales son herramientas diseñadas para que las relaciones sexuales sean más satisfactorias. Su fin es incrementar el placer sexual a la vez que se aumenta el erotismo del mismo.

Procediendo a una analogía imaginemos la siguiente situación: Tenemos jamón, queso, uvas, fresas y champagne, ingredientes perfectos para preparar una cena a nuestra pareja (o disfrutarla en solitario). ¿Cómo podemos proceder con estos elementos si nuestra idea es consumirlos? Pues de dos modos posibles: el primero, y más lógico, sería cortar el jamón y el queso a nuestro gusto, servir el champagne en preciosas copas, preparar las fresas a nuestro gusto para degustarlas con la burbujeante bebida y, tal vez, añadir las uvas como decoración al queso.

Todo ello, en una vajilla y cubertería que sea apropiada a esta cena, tanto en uso como en apreciación visual. Todo esto, servido en una mesa de comedor decorada al efecto. Pero también hay otra opción, que sería comer directamente el jamón de la pata, el queso de la cuña, las uvas y las fresas de la bolsa de la frutería y beber el champagne de la botella. Total, todo esto se puede hacer sin la necesidad de una mesa, de pie, los alimentos van a saber igual… ¿no es así? Quizás no, el modo de presentación, el corte y, en definitiva, el conjunto de la experiencia, cambia significativamente de una situación a otra. Y esta analogía comestible es totalmente aplicable al ámbito sexual con el uso o sin el uso de juguetes.

 La conclusión es que se puede disfrutar mucho de unos ricos alimentos pero se puede disfrutar muchísimo más de ellos si están bien preparados y presentados, y lo mismo ocurre con las relaciones sexuales.

 

No sé, a mi no me va eso de los juguetes sexuales

Los juguetes sexuales, como muchos otros aspectos relacionados con el sexo, están sujetos a clichés y estereotipos.

Existe una gran variedad de juguetes sexuales, un amplio abanico dirigido a todo tipo de personas, con sus tendencias y preferencias. Afirmar que no te gusta un juguete sexual es como afirmar (y de nuevo una analogía culinaria) que no te gusta ningún tipo de bebida.



De acuerdo, entonces, ¿qué tipo de juguete sexual es el mejor?

No existen juguetes sexuales mejores o peores (como no existen bebidas mejores o peores). El mejor juguete sexual para ti es el que tú elijas. Aquel que te parezca atractivo, que te llame la atención o por el que sientas curiosidad.

 

Por consiguiente, sí necesitas utilizar juguetes sexuales si lo que deseas es que tus relaciones sexuales sean más satisfactorias y divertidas aun de lo que lo son. Busca, explora e infórmate de la gran variedad de opciones a tu alcance y comprueba cómo te pueden ayudar estos elementos enriqueciendo la calidad de tu sexualidad.



¡Te animamos a que eches un vistazo a nuestra web! Tenemos cantidad de productos que pueden ayudarte a hacer tu relación más divertida y erótica. Si tienes dudas y no sabes por qué juguete decidirte, ¡escríbenos! Te asesoraremos para elegir tu juguete :)

¡Te lo contamos todo en este vídeo!

Comentarios (0)

Product added to wishlist